lunes, 21 de agosto de 2006

Milli Vanilli en los 80's


Para finales de la década de los 80's me recuerdo que se pusieron de moda estos 2 que más tarde darían una verdadera sorpresa al mundo de la música, pero mientras tanto nos divertían con sus canciones, y quién no recuerda aquellas fiestas de quince años de las compañeritas del colegio en las que ponían música de Milli Vanilli o quién bailo pegadito con la de Girl I'm Gonna Miss You , ya para finales de esa década muchos ya pasábamos de la niñez a la adolescencia y nuestros gustos iban cambiando, como la gente de mercadeo y publicidad tiene que ir con los tiempos todo ese encanto blanco que tenían los 80's desapareció gradualmente y todo esto fué nada más una etapa de transición a lo que vendría más adelante, inclusive a nivel nacional, por cierto se recuerdan del anuncio de "Es mi mochila!" ? jajajajaja ese es el vivo ejemplo de esa etapa de transición en donde no se sabía como colocar lo que podía ser una nueva tendencia con un procedimiento tradicional.

Si quieren ver todos esos cambios no duden en dar una vuelta por Guate en los 90's, y verán porque estamos como estamos para bien o para mal. Además podrán ver un divertido comercial de la década de los 90's de Milli Vanilli.

Otro Del Frutal



A ver quién se recuerda de este, pues claro! si era el sabor que rompía con lo tradicional jajajaja, en realidad esta fué la campaña de salida de los nécatares Del Frutal, muchos los llevaron en sus loncheras para la refacción, si se dan cuenta los Néctares del Frutal eran primos de los Sipi, ya que usaban el mismo tipo de empaque muy popular por aquellos tiempos.

El Sentra! o es Sunny?


El Nissan Sunny era la versión de agencia del Nissan Sentra, que es rodado y que en la actualidad se ve por todos lados, ya quedan muy pocos Sunny pero en cuanto a los Sentra!, a ver quién no ha tenido uno o al menos subirse en uno de estos?. En el anuncio estos Sunny cuadraditos eran lo último del momento ya que el otro Sunny que se ve es la versión anterior, el jingle es característico de esa época, La locución pertenece a Alfred Kaltschmitt, y de nuevo gracias a Juan Carlos Ovalle por esta aportación.